miércoles, 22 de abril de 2009

LA MENTIRA

El Señor nos dice las cosas muy claras para que no nos desviemos del camino. Nos las dice, aunque nos duelan.
Jesús siempre dice la verdad, pase lo que pase. Para eso he venido al mundo, para dar testimonio de la verdad; todo el que es de la verdad escucha mi voz (Jn 18,39).

Sus mismos enemigos lo reconocen. Cuando van a tenderle una trampa con alguna pregunta, dicen: Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas de verdad el camino de Dios, y que no te dejas llevar por nadie (Mt 22, 16).

DIJO LA VERDAD Y LO MATARON

Justamente, por decir la verdad, lo mataron. Se podía haber salvado si no hubiera dicho lo que dijo. Podía haber respondido de otra manera.

Otras veces ya había salido victorioso de las preguntas de sus enemigos. Como hizo con la pregunta del tributo al César o cuando le preguntaron con qué potestad hacía lo que hacía.

Pudiendo responder otra cosa ante Caifás, dijo que era el Hijo de Dios y por eso lo clavaron en una cruz.

EL PADRE DE LA MENTIRA

Que tu sí sea sí, y tu no sea no, porque todo lo que se salga de ahí viene del Maligno.

El diablo es el padre de la mentira. Es curioso, pero, mira que había maneras para definir a Satanás: hermano de la calumnia, primo de la pereza, vecino de la sensualidad. Pues no, se dice de él que es el padre de la mentira.

La mentira es su criatura. Satanás crea mentiras, provoca tinieblas para que la verdad quede difuminada, y eso es lo mismo que mentir.

Sus hijos los engendra con la mentira. Así hizo con Adán y Eva y con Judas, y así lo seguirá haciendo. La mentira es la creación del diablo.

Es su gran instrumento para que desobedezcamos a Dios porque lo odia. Nos engaña para eso, porque mentira hace daño a Dios siempre.

MENTIR Y FUMARSE UN PURO

El diablo quiere que mintamos, no en grandes cosas, y menos en la confesión, pero sí en cosas pequeñas y cuando no hay más remedio.

Lo hace muy bien, consigue que mintamos, que nos parezca normal y que estemos tranquilos. De esa manera se asegura que lo volveremos a hacer.

Que exagerado ¿verdad? Decir la verdad siempre, siempre, іhombre eso tampoco es! Esto es lo que piensa mucha gente.

Cuando una persona miente es porque no ha hecho o no quiere hacer la voluntad de Dios. Entonces no dice toda la verdad y es poco claro. Y todo para no quedar mal o conseguir un objetivo.

La mentira oculta muchos pecados de omisión, de esos de los que uno se arrepiente en Misa, cuando se golpea el pecho y dice: por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

Y el Señor nos dice que eso no puede ser. Danos luces para descubrir donde faltamos a la verdad.

Por eso, Jesús tiene tanto interés en que no sobrepasemos la línea de la verdad: que tú sí sea sí y tu no sea no, y todo lo que pase de ahí viene del Maligno.

PIADOSOS QUE HACEN DAÑO A DIOS

Lo de las mentiras piadosas son como el gran logro del enemigo. Hacer ver que, algunas veces es bueno y necesario mentir, porque existen motivos de caridad.

En realidad, la mentira piadosa sería lo mismo que defender que el asesinato es malo, pero que hay casos en los que sí está permitido como la eutanasia o el aborto. La mentira piadosa hace daño a Dios.

Y lo peor de todo es que una persona, si abre la mano por ahí y se acostumbra a mentir, cada vez mentirá más. Sin darse cuenta se está machacando a sí mismo.

El diablo consigue, a veces, que la gente no se de cuenta de que le tienen como su verdadero padre.

Mentir nunca es bueno porque nunca lo es estar cerca de satanás.

DESCUBRIRLAS

Por eso, es muy importante la labor de examen, porque saldrán mentiras como pueden salir una liebre de un matorral cuando vas por el campo. Y una vez descubiertas es bueno confesarlas.

Cuando nos justificamos mucho, eso es que nos cuesta quedar mal y es muy probable que mintamos de para salvar nuestra imagen.

Vamos a pedirle a la Virgen que nos ayude a hacer un buen examen de la confesión para descubrir pequeñas mentiras.

En las primeras confesiones del colegio, hay un momento de la ceremonia que es el examen de conciencia.

En ese momento cada niña se va con su madre, y entre las dos lo hacen. Aparte de ser algo bonito, es muy práctico, porque la madre es quien más conoce a su hija. Y le va descubriendo cosas: no comerse el puré, pegar a su hermana, hacer burla desde el coche, mentir con las notas, etc.

Pues la Virgen hará lo mismo, si nos ponemos a su lado.

No hay comentarios:

FORO DE MEDITACIONES

Meditaciones predicables organizadas por varios criterios: tema, edad de los oyentes, calendario.... Muchas de ellas se pueden encontrar también resumidas en forma de homilía en el Foro de Homilías