domingo, 1 de marzo de 2009

UNA ONG MUNDIAL

La comunión de los santos es la ayuda invisible que nos damos unos a otros, con la oración y los vencimientos personales en la lucha interior.

Es como un flujo de gracias que actúan sin que se vean, de manera sobrenatural, haciendo que otros se sientan más fuertes.

AGUA VISIBLE

En pocos meses hemos pasado de la sequía más absoluta a la absoluta abundancia.

La noticia de los periódicos es que los embalses están llenos. Ha caído mucha agua.

No ha sido la típica lluvia de verano. Intensa pero que no deja nada. Sale el sol y luego otra vez todo seco.

El cielo nos ha enviado mucha lluvia, y la nieve, con el deshielo, seguirá llenando pantanos.
Gracias a Dios tenemos agua para rato. Como decía uno
para beber y comer, porque ahora el campo produce más.

Es verdad que, cuando hay agua hay tranquilidad. Se vive mejor. Es algo necesario.

AGUA INVISIBLE

Jesús abandonó Judea y se marchó otra vez a Galilea. Tenía que pasar por Samaría.

Llegó a una ciudad llamada Sicar, junto al pozo de Jacob.

Jesús, cansado, se sienta al lado del pozo. Era entre las 12 y las 3 de la tarde.

Vino una mujer de Samaría a sacar agua. Jesús le dijo:
—Dame de beber

La mujer que se extraña porque no le conoce de nada. Es un extranjero.

Jesús que le dice:
si supieras con quién estás hablando. Alguien capaz de darte agua para siempre.

La otra que no entiende nada. Ve que no tiene cubo ni nada para sacar agua del pozo. ¿De dónde vas a sacar el agua? le dice.

El Señor le explica que él le puede dar un tipo de agua que quita la sed para siempre:
el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed nunca más.

Parece que se trata de algo un poco misterioso. Jesús se está refiriendo a la gracia sobrenatural, por eso dice que es agua viva que salta hasta la vida eterna.

LA ONG MÁS GRANDE DEL MUNDO

Una vez leí que, todo lo que uno reza y lucha por hacer bien, el Señor lo mete como en un saco y, cuando le hace falta, saca de ahí oraciones y vencimientos para ayudar a las personas que lo necesitan.

Es como una ONG mundialísima porque el Señor llega a todas partes. Y al que tiene sed lo atiende.

Teresa de Jesús, que ahora está en el cielo intercediendo por nosotros, cuando era muy joven, y se encontraba enferma, tenía en su cuarto un cuadro con la escena de la Samaritana, que pedía al Señor:
da mihi hanc aquam.

Es algo misterioso, pero con nuestras oraciones, con nuestras obras, con nuestra mortificación estamos ayudando
ahora mismo, ya, al santo más grande que nacerá en el siglo XXI, y que ni siquiera sabemos cómo se llama.

Es una ayuda que nos damos unos a otros sin darnos cuenta, y a gente a la que no conocemos de nada.

NO ESTAMOS SOLOS

En nuestra lucha por ser santos no estamos solos. La fe nos enseña que estamos unidos. Sabemos que esto es un dogma. Es real que se da una comunicación de bienes.

La Iglesia es la Asamblea, la
Ecclesia, la común unión, la comunicación de todos los cristianos, de todos los tiempos.

¿Por qué decimos
comunión y no unión? Porque compartimos la misma vida en Cristo, cabeza de un cuerpo que es la Iglesia.

ALIMENTAR EL CUERPO

Al formar un solo cuerpo, el bien de unos se comunica a otros. Aunque el alimento natural vaya al estómago, es todo el cuerpo el que se beneficia.

El agua nos llega por los Sacramentos. Dice Santo Tomás:
el bien de Cristo es comunicado a todos los miembros, y esta comunicación se hace por los Sacramentos de la Iglesia.

Por eso pedimos por la gente en la Santa Misa. Y cada vez que nos confesamos, si lo hacemos bien, con la puntualidad, hacemos que todo el cuerpo, la Iglesia, se encuentre mejor.

Es la manera de que cicatrice el daño que le han hecho nuestros pecados e infidelidades.

DOS EJEMPLOS

Aunque sea algo conocido no termina uno de acostumbrarse cuando atiendes a alguien en un hospital y, a pesar de sus dolores, ves que la persona está con mucha paz.

Hace poco fui a darle la Extrema Unción a una mujer que me decía (¡¡cosa sorprendente!!) que había que rezar por sus parientes porque los veía tristes y preocupados. No era para menos, se murió esa tarde.

El Señor asiste a las personas como él solo sabe. Aprovecha todas nuestras oraciones y luchas. La comunión de los santos tiene una eficacia divina.

Pero hay también ejemplos más corrientes. Hay una madre de familia que me contaba lo siguiente.

Tiene 12 hijos. El mayor de 18 años. La pequeña tiene meses. Salta sola de la cuna y va por el pasillo corriendo, a veces a las dos de la mañana, gritando:
¡biberón, biberón!

Algunos se meten en los armarios para dar sustos. Otro intenta abrir una bolsa de ganchitos con un cuchillo de sierra.

Se oyen lloros, risas, gritos, cosas que se rompen. El perro, un pastor alemán, no asoma el hocico, se queda en el jardín.

Si buscas bien, puedes descubrir a la de sexto de primaria escondida haciendo la oración como los primeros cristianos en las catacumbas.

Es normal que a esta mamá le de, alguna vez, una taquicardia. La última decía:
menos mal que me dio en casa porque me llega a dar en la furgoneta...

A veces, cuando ya no puede más, deja todo como está, se va a un asilo de ancianos que hay cerca, se mete en el oratorio y se tira dos horas medio dormida, pero con Dios.

Se va tranquila. Los deja solos porque está convencida, y ella misma lo dice, que
en su casa hay mucha comunión de los santos.

Dice san Josemaría en Surco:
Otro hombre de fe me escribía: cuando por necesidad se está aislado, se nota perfectamente la ayuda de los hermanos.

Al considerar que ahora todo he de soportarlo «solo», muchas veces pienso que, si no fuera por esa «compañía que nos hacemos desde lejos» -¡la bendita Comunión de los santos!-, no podría conservar este optimismo, que me llena"
(n. 56).

-Señor, que sintamos siempre esta compañía.

La Virgen, nuestra Madre, es medianera de todas las gracias. Ella hace posible que le llegue el agua a todo el mundo. Ha hecho posible la comunión al darnos a Cristo.

No hay comentarios:

FORO DE MEDITACIONES

Meditaciones predicables organizadas por varios criterios: tema, edad de los oyentes, calendario.... Muchas de ellas se pueden encontrar también resumidas en forma de homilía en el Foro de Homilías