lunes, 10 de marzo de 2008

FIDELIDAD A LA VOCACIÓN

Estamos en la presencia de Dios. No solo porque una vez el Señor dijo: donde están dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy en medio de ellos (Mt 18, 20); sino porque realmente Él está aquí, en el sagrario. Te mira y te escucha.

Cogemos el Evangelio y leemos que un día, Jesús dijo:

Quien escucha mis palabras será como un hombre sensato que edificó su casa sobre roca: cayó la lluvia, vinieron las riadas, soplaron los vientos… la casa no cayó porque estaba cimentada sobre roca (Mt 7, 24-27).

En el corazón de cada uno de vosotros está el pensar qué va a ser de vuestra vida.

¿Cómo será mi futuro?

Todos queremos ser felices en la tierra, muy felices. Pasarlo bien, disfrutar…

Pero es interesante recordar lo que nos decía Benedicto XVI en Brasil hace (2007):

El mañana depende mucho de cómo estéis viviendo el hoy de la juventud.

Tenéis muchos años por delante. El otro día le pregunté a una que era su cumpleaños

que cuántos cumplía y me dijo: uf yo…ya… veintiuno…

Pero piensa que es una vida que solo puedes vivirla una vez por eso es importante vivirla como Dios manda.

Y Dios te ha creado para algo bien concreto.

Estás pensado para ser lo que Dios quiere….

Esto no me lo saco yo de la manga, lo dice el Espíritu Santo a través de San Pablo:

Dios ha pensado en nosotros para que estemos con Él antes de que creara el mundo (cfr. Ef 1, 3–10)

-nuestra roca eres Tú…

El Señor es como el director de una película buena, la de tu vida, la ha pensado desde siempre.

Ha pensado en todo: el guión, la fotografía, la música, hasta el maquillaje…

En una película buena todo es importante porque se puede ganar un Oscar por el guión, la fotografía…

Dios sabe cuál es la música que más te pega,

o que efectos especiales son los más espectaculares y te quedan mejor…

-Una vida dirigida por Ti es éxito seguro, es algo construido sobre roca, algo auténtico, que merece l
a pena.

Construir sobre arena es más fácil…, es verdad. Construir un castillo de arena es más fácil y más rápido… pero dura poco, en cuanto viene una ola se lo lleva todo, no queda nada.

La gente que conoces parece que tienen la vida resuelta, salen, entran, estudian, tienen un novio por aquí, lo dejan, luego les sale otro por allí, van a una fiesta, se compran mucha ropa…

Pero, si lo piensas bien ¿por qué van cambiando de niño: ahora este me dice algo, después prefiero ese? ¿Por qué pruebo tantas cosas?... ¿Por qué?

Porque todo eso no llena, por eso cambian tanto, no llena del todo…

Porque el único que si llena completamente es Jesucristo

-Eres el único que consigues dar respuestas a todo…

Es el único que puede dar sentido a nuestra vida, darle un contenido pleno, porque todo lo demás termina cansando.

Hoy vivir entregado a Dios no está de moda, no apetece, como tampoco está de moda hacer pelis buenas, que se puedan ver.

-Hoy tampoco estás Tú de moda, nadie te hace caso. Eres algo del pasado, no del presente. Te encierran allá arriba en el Cielo, nadie te quiere ver, estorbas… El mundo te desprecia…
Desprecia justo el fundamento real y sólido sobre el que tenemos que construir nuestra vida.

A veces nos puede dar la impresión de que vivir en cristiano es como vivir de espaladas a la realidad o como dentro de una burbuja.

En la calle, con mis amigas ya no es tan bonito porque no puedes hacer algunas cosas que hacen ellas.

De hecho te ven como distinta…

Les parece que te pasas, que tampoco hace falta rezar tanto para salvarse…

Piensan, a lo mejor, que te ha tocado la china…

Me contaba una profesora de un colegio donde se da formación cristiana que unos pocos días antes se encontró por la calle con una antigua alumna que había terminado el colegio hacía unos dos años.

La reconoció a duras penas porque iba pintada como para la guerra, vestida toda de cuero como los motoristas: con cadenas y varios piercing.

Estuvieron hablando un rato largo…

La chica le vino a decir más o menos: antes, cuando estábamos en el colegio vivíamos en una burbuja… …la vida, en cambio, es algo diferente, lo que uno vive en el colegio es muy bonito pero no es real… …¿Sabe que le digo? que el cole es una burbuja, igual que la Iglesia: las pláticas, los sacramentos… todo irreal, es como estar en una nube sin tocar el suelo.

Hay un libro titulado Cartas del diablo a su sobrino donde se cuenta como el diablo le

va enseñándo a su sobrino como tentar a los hombres para llevárselos al infierno.

Y un consejo que le da es que intente por todos los medios meterle en la cabeza

que las cosas reales de este mundo son divertirse a tope,

no tener límites para nada, la lujuria, hacer solo lo que te apetece o atrae…

En cambio, el amor, la generosidad, la belleza, la renuncia, el sacrificio…

eso son alucinaciones, sentimientos pasajeros, irreales…

El diablo nos sugiere al oído una y otra vez: no te dejes llevar por la tentación de rezar,

de ser generosa, de vivir una vida como la que estás llevando…

eso es irreal, mira tus amigas…

-Señor, Tú eres mucho más real que todo lo que veo…

Me viene a la cabeza aquella parábola del hijo pródigo.
Seguro que también creía que estaba viviendo como en una burbuja en casa de su padre…

Quería irse por ahí, a ver mundo, a la realidad, a lo que hacían otros fuera de su casa…

Terminó queriendo comer lo que comen los cerdos y no pudo.

Resulta que lo que él llamaba realidad lo dejó peor que si fuera un animal.

Lo que realmente le da miedo a la gente no es el sacrificio sino una vida sin sentido…

-Nosotros sabemos que nuestra vida está llena, llenísima de sentido porque está llena de Ti.

Con nuestra vocación, con nuestra respuesta afirmativa a la voluntad de Dios, estamos construyendo sobre roca firme.

Y con el pasar de los años verás que ha sido una aventura, una película maravillosa.

Y, como un artista al que le ha salido una obra maestra, el Señor cuando nos vea fieles dirá:

Esto es lo que había pensado desde siempre…

Él sabe que las cosas no salen a la primera.

Como el rodaje de una película no sale a la primera, hay que repetir la misma

escena muchas veces, una y otra vez, un día y otro hasta que sale perfecta.

Un buen director no le importa volver a repetirla las veces que haga falta.

Al Señor no le importan nuestros fallos, quiere que nos pongamos a rezar el rosario,

Un día lo hacemos, otros dos no, luego sale porque hacemos una romería….

Hasta que uno coge el hábito de rezarlo…

No le molesta que te cueste el apostolado o no poder ir con tus amigas a algunos sitios,

…solo quiere que seas docil a lo que Dios te pida entendiéndolo unas veces y no entendiéndolo otras…

Y al final lo harás con todo naturalidad comprendiéndolo completamente.

Nuestros defectos especiales no tienen importancia,

Jesús los comprende, no le preocupan si somos fieles.

Por eso nos enseña San Josemaría que «el desaliento es enemigo de tu perseverancia. —Si no luchas contra el desaliento, llegarás al pesimismo, primero, y a la tibieza, después». Y nos da también un consejo: «Sé optimista» (Camino 988).

Nuestras limitaciones así vistas son como las tomas falsas de una película, que no aparecen en la proyección final.

Luego en los rodajes siempre hay momentos de tensión, de cansancio, de abandonarlo todo…

Dificultades siempre hay. Nos lo dice el Señor:

…cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y embistieron contra aquella casa... (Mt 7, 25)

Cuando aparezcan o nos de un bajón o no entendamos algo… cuéntalo

porque, primero, nos comprenderán siempre, todos somos iguales, y después nos podrán ayudar.

El actor dice siempre lo que piensa, es muy sincero con el director del film.

Lo peor sería que se callara porque entonces estaría incómodo con su papel y, además, no podrían ayudarle a hacerlo bien.

Todos esos ratos se olvidan cuando aparece el éxito.

Compensa las renuncias, sacrificios malos ratos, el cansancio de repetir mil veces una misma escena…

-Señor qué alegría nos da estar contigo y acercarte almas… salvarlas…

Ese el sentido de nuestra tu llamada divina, para eso hacemos todo, por Él y por el Apostolado…

Ser fiel a tu vocación cristiana es construir nuestra casa sobre roca, es acertar plenamente.

No tengamos miedo de poner a Cristo en la base de nuestra vida…

Se lo decía el Papa a los jóvenes de Cracovia:

…no tengáis miedo de apostar por Cristo. Encended en vosotros el deseo de construir vuestra vida con Él y por Él. La gente no entiende que una mujer como María fuese muy feliz con su vida oculta.

Su alegría somos Jesús y los hombres… pero detrás hay renuncia sí, pero llena de alegría…

un sacrificio que le llenó de amor a Dios y a los hombres.

Virgo fidelis, Madre mía que seamos fieles… ayúdanos!!!

No hay comentarios:

FORO DE MEDITACIONES

Meditaciones predicables organizadas por varios criterios: tema, edad de los oyentes, calendario.... Muchas de ellas se pueden encontrar también resumidas en forma de homilía en el Foro de Homilías