lunes, 28 de octubre de 2019

LA RECETA



La receta para ser santos, ya nos la dio el Señor en las Bienaventuranzas


Anorexia

Hay una enfermedad que, lleva a no comer. Es la anorexia. Aunque una pese 30 kilos, siempre se ve gorda. Es una pena. Primero porque no es verdad que esté gorda. Y, luego, porque puede morirse por falta de alimento. En la vida espiritual, por desgracia, es una enfermedad muy corriente.

 Hay personas que no tienen hambre de Dios, y creen que ya hacen bastante, se ven gordas. Con tres Avemarías que recen por la noche, haciendo la visita a medio día con unos minutos de oración… y yendo a misa un día entre semana, ya piensan que están alimentadas, que han hecho bastante.

Es como si se tomaran tres caramelos antes de acostarse, un Yogurt a medio día, y dos comidas calientes en toda la semana. Sería como para llevarla a la UVI espiritual: en cualquier momento puede ofender gravemente al Señor.

En el fondo no tienen hambre de Dios. Morirán espiritualmente si siguen así. Tendrán siempre una debilidad grande que le impedirá oír la voz del Señor. Dios nos pide mantener nuestro espíritu fuerte para poder escucharle.

El Señor, quiere hacernos ver la verdad en nuestra vida. Si tenemos hambre de hacer la voluntad de Dios, el Señor nos dará luces. Y si no tuviéramos intención de hacerle caso, lo más seguro es que no nos dijese nada.

La receta

Algunas personas piden una receta para tener hambre de Dios, y que no les entré esa enfermedad.  Y aunque no seamos un Karlos Arguiñano la voy a leer para que te la prepare la Virgen.


Receta de la vida cristiana

Antes límpiese bien el recipiente
Con una buena confesión;
lo de menos es la calidad del cacharro,
no se preocupe si no es de porcelana china,
porque a veces resulta más resistente el barro.

Ingredientes para una persona:
1 kilo de oración.
200 gramos de sinceridad, aunque en esto
no importa pasarse.

Un chorrito de obediencia,
para  que no se pegue la pasta.

Medio litro de mortificación,
que es lo que le da el sabor.

Previamente se le ha añadido
la levadura apostólica,
para hacer fermentar la masa.

A todo se le espolvorea con alegría,
mucha alegría,
y se pone la guinda de las cosas pequeñas.

Se le mete al baño María,
que es nuestra Madre,
y se le dora al fuego del Amor de Dios.

Bienaventurados los que tienen hambre de Dios: ¡Buen provecho!



No hay comentarios:

FORO DE MEDITACIONES

Meditaciones predicables organizadas por varios criterios: tema, edad de los oyentes, calendario.... Muchas de ellas se pueden encontrar también resumidas en forma de homilía en el Foro de Homilías