miércoles, 21 de febrero de 2018

14. EL CAMINO


 Imagen relacionada
Leo
Un párrafo del libro que ha servido de guión para la película «The Passion» dice así:

Origen del Via Crucis

Juan acompañó a la Virgen y a Magdalena por todo el camino que había seguido Jesús. Así volvieron a Getsemaní, al huerto de los Olivos, y en todos los sitios, donde el Señor se había caído o había sufrido, se paraban en silencio, lloraban y sufrían con Él.

La Virgen se arrodilló más de una vez, y besó la tierra en los sitios en donde Jesús se había caído. Este fue el principio del Vía Crucis y de los honores rendidos a la Pasión de Jesús, aun antes de que se terminara todo.

La meditación de la Iglesia sobre los dolores de su Redentor comenzó en la mujer más santa de la humanidad, en la Madre del Hijo del hombre.

La Virgen hizo el Vía Crucis, para recoger en todos los sitios, como piedras preciosas, los méritos de Jesucristo; para recogerlos y ofrecerlos a su Padre celestial por todos los que tienen fe.

María y Magdalena se acercaron al sitio en donde Jesús había sido azotado.

Escondidas por las otras santas mujeres, se bajaron al suelo cerca de la columna, y limpiaron por todas partes la sangre sagrada de Jesús con un paño. Eran las nueve de la mañana cuando acabó la flagelación.

Por el camino del dolor
Le decía san Josemaría al Señor en el libro del «Vía crucis»:
«nos disponemos a acompañarte por el camino de del dolor».

Es una realidad que esta vida es un camino de dolor. Todo el mundo sufre: y a veces los que menos sufren son los alejados de Dios…

Porque el Señor es tan bueno que quiere pagarles en esta vida lo que haya hecho de bien.

Ya que en la otra no va a poderles dar esa pequeña recompensa humana.

Pero un cristiano no debe asustarse que llegue la cruz, porque es lo que hace que nos identifiquemos con el Señor.

Ser Cristo
Hemos de repetir cada uno la vida de nuestro Señor.

Cuando san Josemaría era muy joven descubrió que los sufrimientos le ayudaban muchísimo en su vida interior.

Porque  decía que Dios le trataba «como a su divino Hijo».

Y también nosotros lo experimentamos, cuando nos topamos con las dificultades, con el cansancio con las cosas que no nos gustan.

Parece como si el Señor nos dijera: –Tu eres mi hijo, tu eres Cristo.

Como fueron los santos
Cuentan los biógrafos de San Juan de la Cruz que estando en Segovia, el Señor le habló desde un cuadro en el que se ve a Jesús llevando el madero.

Todavía se conserva esa pintura: he tenido la oportunidad de verla.

Y que el Señor le preguntó: –¿Qué quieres que te conceda?

San Juan de la Cruz le contestó: –Padecer y ser despreciado por vuestra causa.

Porque para nosotros los sufrimientos padecidos por el Señor aceleran la santidad.

Traje de amadores
Para nosotros la Cruz no es una cosa molesta, que miramos con escalofrío, por si nos cae.

La medida del Amor es el sufrimiento, el Amor en esta tierra se mide por lo que hayamos sufrido por el Señor.

Y Jesús a San Juan de la cruz le concedió lo que le había pedido. Está detallado que después de un auténtico calvario llegó el santo a un pueblo de Jaén, Beas de Segura.
Estaba el pobre muy demacrado, y delgadísimo después de todo lo que había pasado en la prisión.

Y allí en el convento de Beas, una monja que tenía muy buena voz le cantó una coplilla, que le conmovió muchísimo al santo, con lo débil que estaba. Decía así:

Quien no sabe de penas
en este valle de dolores,
no sabe cosas buenas
ni ha gustado de amores.
Pues penas es el traje de amadores.

Y al San Juan de la Cruz, con lo recio que era le cayeron dos lagrimones, grandes, porque la santidad se puede medir.

La santidad se puede medir
Algunos miran y toman por santos a los que tienen visiones, revelaciones...

 Pero nada de eso es necesario para llegar a una gran santidad, la santidad está en la mortificación:

Se alcanza por la mortificación y se perfecciona por la mortificación: Tanto tendré de santidad, cuanto tenga de mortificación por Amor, escribió nuestro San Josemaría, el santo de lo ordinario.

Su vida es un ejemplo de lo que acabamos de decir: fue dura pero no fue una vida infeliz, sino una vida lograda.

Cuando entendió el por qué de la Cruz descubrió que en ella estaba el secreto, la raíz de la felicidad.

La razón de todo esto es porque en la Cruz está la raíz del Amor, y esto es precisamente lo que nos hace dichosos.

El espíritu de sacrificio es útil para todo lo que hacemos cada día. El espíritu de mortificación nos ayuda a rezar, a trabajar, a ser más amables con los demás.

Con ese ejercicio diario nos vamos identificando con nuestro Señor.

Llevar la cruz de cada día
Lo ordinario es lo nuestro. Las pequeñas cosas que hacemos por los demás cada día fastidiándonos nosotros para hacerle la vida agradable.

Porque el sentido de nuestra vida es la donación, preocupándonos de todo el mundo.

Una novela que tiene como argumento el viaje que hacen unos hombres en autobús desde el infierno al cielo.

Es un sueño, en el que los que están en el infierno van llegando al cielo, y no se encuentran a gusto.

Uno de los condenados es un teólogo protestante, que se aburre en el cielo,

y quiere volver al infierno a seguir discutiendo de teología con unos amigos, que están también condenados.

En un momento de la narración cuando van conociendo a gente les llega una señora muy simpática, que está rodeada de ángeles, y alguien pregunta:

–¿Y está quien es?

Esta es una de las grandes... En la tierra era una mujer sin importancia, una perfecta desconocida.

Pero toda persona que veía era un hijo o una hija para ella.

Los detalles nos hacen grande
Pues todo el mundo al tratarnos tiene que llevarse algo: una sonrisa, un detalle de cariño o de servicio.

Esto es lo que hemos visto hacer a los santos.

Nuestra renuncia personal no es una renuncia estoica bautizada, es un amor de padre que encuentra su felicidad en dar, porque ahí está la felicidad.

 Jesús con la Cruz a cuestas
Volvamos al Señor, que va a ser cargado con su cruz.

Nos cuenta Caterina Emmerich que los soldados lo llevaron al medio de una plaza, donde unos esclavos echaron la cruz a sus pies.

Jesús se arrodilló cerca de ella, la abrazó y la besó tres veces, dirigiendo a su Padre acciones de  gracias por la redención del género humano.

Y tuvo que cargar con mucha esfuerzo con esta carga tan pesada sobre su hombro derecho.

Y entonces comenzó la marcha triunfal del Rey de los reyes, tan vergonzosa sobre la tierra y tan gloriosa en el cielo.

Jesús, bajo su peso, recordaba a Isaac, llevando a la montaña la leña para su sacrificio.

Venía nuestro Señor con los pies desnudos y ensangrentados, abrumado bajo el peso de la cruz, temblando. Debilitado por la pérdida de la sangre y devorado por la fiebre y la sed.

Con la mano derecha sostenía la cruz sobre su hombro derecho. Y su mano izquierda, muy cansada, hacía esfuerzos para levantarse el largo vestido, con que tropezaban sus pies heridos.

Cuatro soldados llevaban cordeles atados a la cintura de Jesús. Dos de delante le tiraban, y dos que seguían le empujaban. Y de esa manera  el Señor no podía asegurar su paso.

A su rededor no había más que risas y crueldad. Dice el salmo: me acorrala una jauría de perros salvajes (21).

Como el peor de los esclavos
El profeta Isaías describe como iba a ser tratado el Mesías: sería un esclavo, un siervo, llevado a una muerte muy cruel (cfr. Is 50,4-7).

Cuando un animal es conducido al lugar donde lo van a degollar, de alguna manera se da cuenta, lo sabe, y se resiste todo lo que puede. 

Pero Jesús –que fue como un cordero llevado al matadero– no se resistió en absoluto, y sabia que lo iban a torturar hasta dejarle prácticamente sin sangre.

El Señor va hacia la muerte rodeado de gritos en su contra. Como un animal acorralado, en medio de ladridos, y sin escapatoria.

San Pablo nos habla de la humillación de Jesús, que siendo Dios fue despojado de toda dignidad, para acabar clavado en un madero (cf. Fl 2,6-11).
               
La humillación de Dios
Pero su boca rezaba y sus ojos perdonaban. Detrás de Jesús iban los dos ladrones, llevados también por cuerdas.

La calle por donde pasaba Jesús era muy estrecha y muy sucia; tuvo mucho que sufrir.

Lo injuriaba desde las ventanas, y gente baja le tiraban lodo, y hasta los niños traían piedras para echarlas delante de los pies del Salvador.

Pero la madre estaba allí
Sigue contando Caterina Emmerich, con imaginación de película, lo siguiente. Leo:

La Madre de Jesús no pudo resistir al deseo de ver a su Hijo, y pidió a Juan que la condujese a uno de los sitios por donde Jesús debía pasar.

Se fueron a un palacio, cuya puerta daba a la calle Juan obtuvo de un criado el permiso. La Madre de Dios estaba pálida y con los ojos llenos de lágrimas y cubierta con una capa.

Se oía ya el ruido que se acercaba, el sonido de la trompeta, y la voz del pregonero, publicando la sentencia en las esquinas.
Un criado abrió la puerta, el ruido era cada vez más fuerte. María oró, y dijo a Juan: -«¿Debo ver este espectáculo? ¿Debo huir? ¿Podré yo soportarlo?».

Al fin salieron a la puerta. María se paró, y miró. La escolta estaba a ochenta pasos; no había gente delante, sino por los lados y atrás.

En ese momento los que llevaban los instrumentos de suplicio se acercaron con aire insolente, y la Madre de Jesús se puso a temblar y a gemir, juntando las manos, y uno de esos hombres preguntó:

"¿Quién es esa mujer que se lamenta?"; y otro respondió: "Es la Madre del Galileo".

Esos miserables al oír tales palabras, llenaron de injurias a esta dolorosa madre, y uno de ellos tomó en sus manos los clavos con que debían clavar a Jesús en la cruz, y se los presentó a la Virgen en tono de burla.

María miró a Jesús y se agarró a la puerta para no caerse. Los fariseos pasaron a caballo. Después el niño que llevaba la inscripción, y detrás Jesús, temblando, doblado bajo la pesada carga de la cruz.

Lanzó sobre su Madre una mirada de compasión, y habiendo tropezado cayó por segunda vez sobre sus rodillas y sobre sus manos.

María, en medio de la violencia de su dolor, no vio ni soldados ni verdugos; no vio más que a su querido Hijo; se precipitó desde la puerta de la casa en medio de los soldados que maltrataban a Jesús, cayó de rodillas a su lado, y se abrazó a Él.

Yo oí estas palabras: "¡Hijo mío!" – "¡Madre mía!". Pero no sé si realmente fueron pronunciadas, o sólo en el pensamiento.

Hubo un momento de desorden: Juan y las santas mujeres querían levantar a María. Los alguaciles la injuriaban.

Uno de ellos le dijo: "Mujer, ¿qué vienes a hacer aquí? Si lo hubieras educado mejor, no estaría en nuestras manos".

Algunos soldados tuvieron compasión. Juan y las santas mujeres la condujeron atrás a la misma puerta, donde la vi caer sobre sus rodillas.

La Magdalena y Juan
El dolor había puesto a Magdalena como fuera de sí.

Su arrepentimiento y su gratitud no tenían límites, y cuando quería elevar hacia Él su amor, veía a Jesús maltratado, conducido a la muerte, a causa de las culpas, que el Señor había tomado como si fueran suyas.

Entonces sus pecados le penetraban de horror, su alma se le partía, y todos esos sentimientos se expresaban en su conducta, en sus palabras y en sus movimientos.

Juan amaba y sufría. Conducía por la primera vez a la Madre de Dios por el camino de la cruz, donde la Iglesia debía seguirla. Donde nosotros debemos seguir a María.


No hay comentarios:

FORO DE MEDITACIONES

Meditaciones predicables organizadas por varios criterios: tema, edad de los oyentes, calendario.... Muchas de ellas se pueden encontrar también resumidas en forma de homilía en el Foro de Homilías