viernes, 26 de enero de 2018

12. EL GUSANO


Los santos lloraban
Los santos lloraban meditando la Pasión del Señor. ¡Qué cosa más curiosa! Y casi con toda certeza no era fruto del sentimentalismo.

¿Qué es lo que les pasaba? ¿Por qué estallaban en lágrimas?

Ellos no solo lo pensaban, como si aquello le sucedió a un personaje histórico.

Es que  querían mucho a Jesús.

No es lo mismo que se muera la madre de una amigo a que se te muera tu madre.

Y no es lo mismo que muera sufriendo una barbaridad a que tenga una muerte dulce.

Está claro que los santos querían mucho al Señor. Y, cuando uno ve el sufrimiento de los demás hace que te impacte más todavía: «ojos que no ven corazón que no sienten».

–¿Porqué sufrió el Señor tanto?

–Sufrió tanto por un solo pecado mortal.

Por un solo pecado mortal
 –Y ¿por qué la gente que comete pecados mortales, le da como igual?

Es duro, pero hay personas que conviven habitualmente con pecados mortales. Parece que les da igual. Incluso compaginan el pecado mortal con una cierta vida cristiana.

Hay personas que ven una película de la Pasión y se enternecen. Pero eso es un sentimiento pasajero, que no deja nada, que según viene se va.

Lo hacen compatible con faltar un domingo a Misa porque no tenían ganas.

–¿Qué sucede? ¿Por qué nos pasa eso? ¿por qué no lloramos como lloraron los santos?

Porque no estamos allí, en el Calvario.

Vamos a pedirle al Señor la gracia de estar, allí durante esta meditación.

Vamos a pedirle también que le abandonemos –como los Apóstoles– cuando el Señor más los necesita.

Sabemos que después de haber pasado Jesús la noche sin dormir, lo presentaron a Pilatos, y éste lo mandó azotar. Aquello fue tremendo.

La columna y los verdugos
Había una columna destinada a que los condenados sufriesen esta pena. Los verdugos pusieron sus instrumentos, látigos, varas y cuerdas, al pie de la columna.

Esos hombres habían azotado hasta la muerte a otros condenados, «parecían salvajes y estaban medio borrachos», nos cuenta  Ana Caterina Emmerich.

Dieron puñetazos al Señor cuando llegó, y le arrastraron, a pesar de que él se dejaba llevar sin ninguna resistencia.

Entonces, le ataron brutalmente.

Esta columna estaba sola y no servía de apoyo a ningún edificio.

No era muy elevada. Un hombre alto, extendiendo los brazos hubiera podido alcanzar la parte superior.

Jesús temblaba y se estremecía al ver lo que se le venía encima.

Se quitó él mismo sus vestidos con las manos hinchadas y ensangrentadas de los malos tratos de la noche anterior.

Los verdugos le ataron las manos, levantadas en alto, a un anillo de hierro que estaba en la parte superior de la columna.

Y estiraron tanto sus brazos que, sus pies, atados fuertemente a la parte baja de la columna, tan sólo tocaban un poco el suelo.

Y empezaron a golpear, no solo por la espalda como se ve en la película The Passion, sino por todo el cuerpo, también por las piernas y la cabeza:

Arrancándole la piel a cada golpe.

No sé si has visto un flagelo romano. Sesenta de esos golpes eran suficientes para matar a un hombre.

Tres cuartos de hora
El Santo de los santos fue extendido sobre la columna de los malhechores y empezaron a golpearle.

Aquello duraría unos 45 minutos. Los látigos estaban teñidos de rojo. Y como sabemos el rojo, en aquella época, era el símbolo de la realeza. Así iban vestidos los reyes.

Jesús era Rey. Su cuerpo se vestiría del rojo de la sangre. Él que era el Hijo de Dios temblaba y ser retorcía como un gusano.

Sus gemidos dulces y claros se oían como una oración en medio de los latigazos, de los gritos de los verdugos y de los insultos de la gente.

De cuando en cuando había algún silencio, como el que ahora hacemos nosotros...

Y, a lo lejos, se escuchaba el balido de los corderos pascuales que iban a ser sacrificados en el templo.

Porque Jesús es el Cordero que quita el pecado del mundo.

El Señor solloza y gime de puro dolor. Él es el verdadero Cordero de Dios.

Cada golpe es tremendo. La crueldad y el ruido de los azotes, hace que el público haga gestos de dolor cada vez que le pegan un latigazo.

Otros verdugos van preparando varas de espino para pegarle.

Cuando la primera pareja de soldados ya están agotados y sudados por el esfuerzo, viene la segunda pareja de verdugos, que llegan con ganas de ser más crueles que los anteriores.

Estaban medio borrachos, como dice Caterina Ememrich y no saben lo que hacían…

Como una persona que no va a misa los domingos porque tiene sueño después de la movida.

También había varas con puntas de hierros. Las cogieron y se lanzaron como si fueran perros rabiosos.

Como tú y como yo cuando nos da un ataque de ira, y no nos damos cuenta que al que estamos pegando es al Señor.

Por todo el cuerpo
Los golpes rasgaron todo su Cuerpo. Los flagelos romanos eran látigos que tenían en los extremos garfios de hierro que arrancaban la carne a cada golpe.

Y por eso saltaban a lo lejos como tiras de carne, del cuerpo del Señor.

El cuerpo de Jesús se cubrió de manchas de distintas tonalidades: azules, rojas, y otras casi negras...

La sangre saltaba lejos y los verdugos tenían los brazos llenos de sangre como los carniceros.

–¿Porqué tanto dolor?

–Así nos damos cuenta de lo que supone un pecado mortal, que es matar a Jesús.

Y también nos damos cuenta de lo que es un pecado venial, porque le arrancamos al Señor la piel a latigazos.

–¿Quién puede tener la desfachatez de llamar a una mentira con el título de «piadosa», cuando causan esta carnicería?

Nos daremos cuenta de esto en el purgatorio. Ojalá no vayamos.

El Señor reza, llora y gime
La segunda pareja de soldados ya cansada da paso a otros dos verdugos.

Al no tener sitio donde golpear, dan la vuelta a Jesús. Lo desatan de la argolla, y le ponen  su espalda pegada a la colunma.

Ahora está de cara a los verdugos. Jesús los mira con los ojos llenos de sangre, como pidiendo misericordia.

Entonces cayeron sobre él.

Al ver zonas blancas, sin golpear, se ensañan.

En poco tiempo lo convirtieron todo en color rojo, azul o negro.

¿Qué podemos hacer nosotros sabiendo esto?

Pedirle perdón al Señor por las veces que le hemos flagelado, y nosotros sin saberlo. ¡Pero ahora lo sabemos!

El gusano
Jesús se estremecía, oraba y gemía cada vez con menos fuerza.

Tiene su Cuerpo en carne viva. Está tan destrozado que la imagen bíblica que más lo define es la del «gusano».

Lo desatan de la columna y cae en el charco de su propia sangre, sin conocimiento.

Durante las tres sesiones hay ángeles llorando en torno a Jesús. Sus lágrimas llevan al Padre sus gemidos.

El Rey está  «estrenando un vestido nuevo», un nuevo manto púrpura natural.

Y la Reina sufría junto a su hijo
María acompañaba a Jesús. Sentía cada uno de esos golpes como si se lo pegaran a Ella. Estaba pálida como un cadáver.

Y a nosotros ¿nos afecta esto tanto como a la Virgen?

María no había tenido ningún pecado. No había sido la causante de estos dolores, y sin embargo «sufría porque amaba».

No se trata de que echemos una lágrima sentimental, sino que, con la fe, nos arrepintamos.   


El primer pecado fue iniciado por el orgullo y la desobediencia de una mujer. La salvación nos vino también por la humildad y la aceptación de una Mujer: por su hágase. 

No hay comentarios:

FORO DE MEDITACIONES

Meditaciones predicables organizadas por varios criterios: tema, edad de los oyentes, calendario.... Muchas de ellas se pueden encontrar también resumidas en forma de homilía en el Foro de Homilías