jueves, 12 de noviembre de 2009

NO PASARÁN (XXXIII DOMINGO, CICLO B)


La profecía de Daniel nos dice que habrá tiempos difíciles (Cfr. Dn 12,1-3).

Que se salvarán todos los escritos en el libro.

Y el Evangelio nos dice que en estos tiempos difíciles todo pasará, menos la palabra de Jesús.

En los tiempos en los que nos ha tocado vivir también puede haber desconcierto, pero siempre el Señor nos da a qué agarrarnos.

Unos dicen unas cosas y otros dicen otras. Hay gente desconcertada que no sabe dónde está la verdad.

En temas fundamentales como el matrimonio, el noviazgo... la gente no sabe muchas veces a qué atenderse.

Pasa lo mismo que en los tiempos de San Pablo que nos cuenta, en su Carta a los Romanos todas las barbaridades que cometían contra el sexto Mandamiento (cfr. Rm 1,24 y ss). No os leo la descripción porque es muy desagradable.
Ahora pasa lo mismo. No se tienen ideas claras sobre el noviazgo y el amor en el matrimonio.

Hace unos días me dijeron que venían cuatro de mis sobrinas a Granada. Llegaron de incognito.

Venían a celebrar la despedida de soltera de una de ellas, que se casa en noviembre. Me enteré de que estaban. Y quedé en verlas.

Me encontré con ellas en la plaza del ayuntamiento: llevaban un megáfono, pegatinas y carteles.

Eran de un partido feminista, y en los cartelitos que habían hecho aparecía la foto de la sobrina que se va a casar. Y ponía un lema: Vota Armenta.

VOTA ARMENTA

Así que ya podéis imaginaros, que el tal Armenta es el novio, y ella la candidata de ese partido político.

En realidad él trabaja con una conocida marca de material deportivo. Así que la novia, en el día de su boda, vestirá de blanco sevillista la última vez en su vida.

Porque en adelante la equipación se la proporcionará el novio. Que a partir de ahora será su sponsor para toda la vida.

Hace unos días le pregunté al novio, que si veía algún tema interesante para tratarlo en la homilía de la boda:

Sí, claro. Puedes hablar de lo que es el matrimonio. Va a ver mucha gente joven, y puede interesarle.

Efectivamente es difícil tener las ideas claras sobre el matrimonio, pero no es cosa solo de ahora.

Pues ante el asombro de los Apóstoles, el Señor habla sobre la verdad del matrimonio: que es uno con una y para siempre.

Y LAS PALABRAS DE JESÚS NO PASARÁN

Hay gente que dice que son progresistas, pensando que los demás son retrógrados.
Que la Iglesia, con el tiempo, tiene que cambiar en muchas cosas. Que eso de que el matrimonio sea uno con una y para toda la vida, que depende.
Y dicen: –somos, los progresistas, los que tenemos que ir por delante, cambiando estructuras de la cúpula.
Cuando pase el tiempo, los burócratas nos darán la razón. Hay que esperar y forzar.

¿PROGRESISTA O RETRÓGRADO?

Si Jesús viviera ¿qué sería? ¿Progresista o retrógrado? ¿Teólogo avanzado o miembro de la jerarquía?

Algunos dicen: –La Iglesia tiene que adaptarse a los tiempos. Roma tiene que cambiar.
Y piensan: Gracias a Dios que hay gente que no le hace caso al Papa dentro de la Iglesia.

Si viviera Jesucristo, ¿qué postura tomaría con respecto al matrimonio actual? Esto es lo que debemos pensar.

Los fariseos eran los teólogos de aquella época, amigos de disquisiciones. Pensaban cosas y no las hacían, siempre críticos y nada sencillos.

Jesús, hablando del divorcio que habían introducido los judíos progresistas, les decía a sus discípulos: –En un principio no fue así…
Nuestro Señor se decanta por la verdad. Independientemente de si ocurrió hace 200 años, o de si estaba de moda.

Y dijo: –El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
Es absurdo pensar en progresistas y retrógrados. Porque, lo diga quien lo diga, el matrimonio siempre será uno con una y para toda la vida.
Nosotros no creemos por los teólogos, ni por los curas, ni por los obispos. Creemos por Jesucristo.

Las distinciones dentro de la Iglesia, entre progresistas y retrógrados, son políticas. Los que dicen eso parece que no tienen fe.

Por eso se preguntan: ¿qué partido tomaría Jesucristo si viviera ahora?
Lo que no saben es que Jesús vive. Esto es precisamente lo que ellos no creen.
No es Jesús un personaje que existió, sino que ahora mismo está con nosotros.

HAY COSAS QUE PUEDEN CAMBIAR

Es verdad que hay cosas que pueden cambiar.

Y Jesús no tiene varias verdades dependiendo de la época.
Es cierto que hay cosas humanas que pueden cambiar, porque son accidentales, pero otras cosas siempre serán así.

Por eso hay que enterarse de lo que piensa nuestro Señor, no de lo que piensan los hombres.

Para eso ha puesto Jesús al Papa. La Roca donde se apoya su Iglesia.
Al Papa no lo hemos puesto nosotros ni la UNESCO. Lo ha puesto el mismo Dios.
Jesús dio su palabra y la mantiene. No puede cambiar.

Y dijo: –Sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia… y los poderes del infierno no prevalecerán… Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo.
Jesús no tiene dos verdades. Una para los progresistas y otra para los retrógrados. Alguien estará equivocado… hay que decidir.
Pero los inscritos en el libro son los que creen en lo que dice Jesús. También sobre el matrimonio.

LA VERDAD DE DIOS SOBRE EL MATRIMONIO

Hacer las cosas según quiere Dios, nos hace felices. Y Jesús es la Verdad de Dios.

A veces, los curas, cuando alguno no sabe si casarse o no, les preguntamos: Tú ¿para qué te casas?

El para qué quieres casarte es la prueba de la verdad del matrimonio.

Si la respuesta es: –Me casaría para ser feliz.

–Entonces es mejor que no te cases, sería el consejo.

Si la respuesta es: –Yo me casaría para hacer feliz a mi novia.
A ese habría que responderle: –Entonces cásate.

Porque así es como vas a ser feliz tú: no buscando una felicidad egoísta, sino fundamentada en el amor.

Y el amor hay que afianzarlo en la Verdad.

El Papa en su última encíclica nos habla precisamente sobre el Amor. Se han dicho tantas cosas sobre este tema.

Para el Papa el amor no es un sentimiento pasajero, debe estar fundado en la verdad.
La verdad es que todos somos tan distintos... Por eso el amor, más que en dar o en darse está en comprender.

Esto es muy difícil. Intentar meterse en el interior del otro: y se consigue venciendo el egoísmo.

Y la entrega es lo definitivo en nuestra vida: es lo que queda. Por eso dice San Pablo que el Amor no pasará.

María es la Madre de Dios, trajo la Verdad al mundo.

Ella también vota Armenta.

No hay comentarios:

FORO DE MEDITACIONES

Meditaciones predicables organizadas por varios criterios: tema, edad de los oyentes, calendario.... Muchas de ellas se pueden encontrar también resumidas en forma de homilía en el Foro de Homilías